El Transimpresionismo, Durome E. Romaguera se adiere al concepto.

Actualizado: 1 ago 2021





TRANSIMPRESIONISMO

El arte como tecnología de la consciencia y prueba científica del nodo trascendental del ser.

Autor: Mauricio Colin Castillo/Artista

¿Qué es el Transimpresionismo? Neologismo compuesto por el prefijo latino trans- que significa “de un lado a otro” en referencia abreviada al concepto "Trascendental" que, sumado al "Impresionismo" tomado del movimiento artístico de finales del siglo XIX en el que abordaron los efectos que la luz natural produce sobre los objetos, reproduciendo situaciones humanas y atmósferas desde una visión subjetiva y personal. Partimos de ambos conceptos para obtener una reflexión que induce la idea de Iluminación en su aspecto espiritual e intuitivo, ontológico, si lo correspondemos con el pensamiento filosófico de Kant podemos hablar de "Lo sensible que traspasa los límites de la experiencia", esto es una meditación sobre lo trascendental en las expresiones artísticas que obtiene, para toda obra Transimpresionista, un efecto que trasciende lo dimensional tangible hacia lo virtual potencialmente aperceptivo de la materia; aunado a ello se propone la tesis que reanuda la identidad original del arte propia del albor de la humanidad: el arte como nodo trascendental del ser, el arte como la tecnología de la consciencia con la cual se comprueba la existencia de consciencia en el otro como evidencia científica y una matriz de dimensiones conectivas entre individuos benevolentes, de naturaleza intuitiva, cognitiva y sensible, intuyendo lúdico de ello la Fenomenología de la materialidad: el sonido de las palabras y su potencial para reestructurar la materia en formas manifiestas por los seres omniscientes; como en la más remota antigüedad, donde la tecnología de la consciencia -arte- y frecuencias sonoras, reordenaron la materia para generar estructuras arquitectónicas, recursos energéticos, sistemas de comunicación -semiótica- y traslación a distancia entre individuos en consciencia conectiva.

¿Quién lo genera? DUROME y otros adscritos al concepto definido.

Autor: Mauricio Colin Castillo/Artista ¿De dónde sale/ Por qué lo genera?


A partir de una introspección personal sobre los orígenes de mi obra artística, incluyendo la inquietud del crear, antes de hacerlo de manera profesional, es decir, experimentaciones empíricas -a edades tempranas- sobre la estética, la espiritualidad y fenómenos científicos. Pero además, de la impronta de estéticas visuales y experimentales contemporáneas, que me impulsaron el hallar una denominación al común denominador de mi obra en sincronía con las artes multidisciplinarias apoyadas en ciencia y espiritualidad, aplicadas a lo plástico, a lo visual, a lo semiótico, trascendiendo incluso espacios convencionales de exhibición y montaje, de formato y tiempo, ergo, la trascendentalidad del objeto, tangible e intangible, el Transimpresionismo en el arte contemporáneo. ¿Qué actividades toman como eje el Transimpresionismo?


La multidisciplinariedad en las artes, se enriquece cuando visita otras ramas del quehacer humano, y aunque siempre ha sucedido, es actualmente que hallamos mayor apertura para enriquecer áreas de creación e investigación estética, apoyados en tecnologías novedosas, interactivas y de conectividad global, donde además, ciencia, ingeniería y diseño, por ejemplo, también se benefician de los alcances en la expresión artística multidisciplinar. El acceso a información y el intercambio de saberes con otros profesionales en su ramo, siempre ha enriquecido mis inquietudes estéticas, el cuerpo de mi obra contiene elementos científicos que, de acuerdo al desarrollo aplicado a la obra, la consecuencia derivó en distintas variantes de las relaciones, particularmente, acústicas, vibracionales, estéticas y epistemológicas. A continuación un compendio actual de las síntesis de algunas: Teorías en investigación/producción.


En conjunto con el diseño de un modelo pedagógico para la enseñanza de las artes, en desarrollo constante, he estudiado las posibilidades cognitivas y panoramas estéticos a partir de metodologías como la científica, epistemológica, gnoseología, sistemática y semiótica, estableciendo conceptos y neologismos que dan cabida a la producción artística, el planteamiento de conceptos y neologismos de autoría propia, incluso en términos de registro sobre derechos de autor, ya que ello funge, a un nivel de trabajo ontológico y filosófico, como forma concreta de un objeto/herramienta, con el cual estructurar -e incorporarlas en lo sucesivo- a teorías como: el método OBREMACOM, siglas que reúnen las acciones de: Observar, Reflexionar, Manifestar y Combinar; dicho sistema es derivado de procesos de estudio introspectivo, en el afán de comprender y hallar sinergia –en ánimo lúdico- con propuestas del pensamiento, por ejemplo, de entre los planteados por: Ludwing Von Bertalanfly con su teoría de sistemas, la semiótica de Charles Sanders Pierce, la lingüística de Ferdinand Saussure, la cibernética de Gregory Bateson y la epistemología de Edgar Morin, por mencionar algunos.

Ziehentimia: Neologismo que denota el acto consciente de extraer el alma.


Compuesto por el vocablo Alemán Ziehen que significa extraer, utilizado en la disciplina musical para referirse al acto consciente de extraer un sonido determinado; y del subfijo Griego -timia que significa alma. La propuesta se inserta en el movimiento Transimpresionista, el cual propone retomar el manifiesto impresionista y lo extrapola con el prefijo trans-, logrando analizar sobre aquello, de lo sensible, que traspasa límites de la experiencia, trascendiendo lo dimensional tangible hacia lo virtual potencialmente aperceptivo de la materia, es decir, la integración del concepto sobre Inducción Aperceptiva Matérica. Inducción Aperceptiva Matérica:


Del enfoque perceptivo, al progresivo de nuestras concepciones colectivas de frecuencia. Dicho de manera concreta, desde un estado de conciencia general, el espectador es inducido hacia el enfoque específico aperceptivo sobre la tecnicidad de la materia: El movimiento, que a su vez deviene tiempo/frecuencia, el cual funciona como motivo estético, aunque sin caer en lirismos, o narrativas convencionales, sino específicamente, como objeto de desplazamiento hacia la tentativa propia de traslación de aquellas imágenes integradas en la estrategia, en cuya significación estarán potenciados los mecanismos desde su propia virtualidad matérica y la concreta estructura formal, presente a través de fuentes tangibles e intangibles. Máquinas Inducción Aperceptiva:


Estructuras tangibles e intangibles creadas por un Shamán. Estructuras tangibles e intangibles basadas en las facultades del artista Mauricio Colin Castillo como iniciado Shramana (Shamán/Chamán), a quien recientemente se le ha reconocido en el circuito del Shamanismo latinoamericano por el pueblo Mexica, como “hombre medicina”; ello conlleva la capacidad de crear “Ícaros”, como se le denomina en Perú; a estos Ícaros, el artista les ha identificado contienen una estrecha relación con escritos y obras artísticas realizadas por el que suscribe la propuesta, a su vez derivadas de fenómenos de frecuencia física, que influyen en ejecutantes y espectadores. T+Ka´aal. Máquina Inducción Aperceptiva.

OBREMACOM.


Método epistemológico diseñado en ciclos, con la posibilidad de estudiar su frecuencia. Es un método cíclico sobre el Observar, desde la experiencia y perspectiva subjetiva, Reflexiones enfocadas en conceptos y teorías, para Manifestarles en obra, tangible e intangible, según sea la motivación, Combinando el producto con el proceso mismo, en un ciclo que siempre retornará nuevamente el Observar, Reflexionar, Manifestar y Combinar; sin conclusiones, únicamente iterando herramientas y objetos útiles en determinados momentos de los ciclos; integrando a su vez, un mapa de repeticiones de usos conceptuales, con el cual podemos visualizar el pragmatismo de su frecuencia, por lo que es un método que nos habla de su velocidad de transmisión, iteración y posibles conmutaciones de utilidad estética para la tecnología de la consciencia. AZIVA ¿Cómo puede el Transimpresionismo ser una campo de estudio estético y científico?


El arte demuestra la existencia y el tipo de consciencia en el otro, la Ziehentimia, que es el acto consciente de extraer el alma, nos permite verificar el objeto, tangible e intangible, producto de una maquinaria compuesta por la tesis sobre la Inducción Aperceptiva Matérica, inserta además en el movimiento denominado Transimpresionismo, el cual se establece como un instrumento que nos permite registrar expresiones artísticas, donde todo es susceptible de pertenecer a un tipo de frecuencia, ritmos para valores estéticos. Entonces, si el arte es una tecnología de la consciencia, todo tipo de expresión en el quehacer humano podría contener un rasgo de ella, ¿Cómo es posible que se diferencie una labor común que deriva de un proceso hacia un producto dado, de una obra artística?, el esclarecimiento de la investigación radica en la comprobación entre aquello que realiza el individuo desde un estado común de actividad, con una intención superficial y, un crear desde una extracción interior, en otras palabras, desde un origen ontológico. HIPÓTESIS:


La experiencia subjetiva no es invisible, el arte es la tecnología que demuestra la subjetividad de la mente de otro ser consciente. El cuerpo es la única entidad física que puedes sentir de dentro hacia fuera. El arte es una expresión física que deviene totalmente de la consciencia del autor –creador- y que puedes percibir, estudiar, analizar, reflexionar, de afuera hacia adentro. La única forma de consciencia, la influencia de ella, su manifestación, son las expresiones artísticas; es decir, científicamente, el arte es la única forma de comprobar la existencia de la consciencia, esta interacción entre la mente, lo ontológico y la naturaleza de la consciencia. Es por ello que el arte contemporáneo, como todo arte de su tiempo, independientemente de las discusiones epistemológicas de interlocutores en su época -y posteriores-, puedan discutir sobre definiciones para denominar parámetros artísticos, sin embargo, todo aquel ser humano que se expresa de alguna forma, donde su consciencia y actos estén comprometidos con la creación manifestada, es prueba científica de la naturaleza del ser humano y su objeto fabricado/creado desde la consciencia. JUSTIFICACIÓN:


En el ámbito de la percepción, la tecnología nos permite extrapolar la experiencia humana por medio de dispositivos externos, transportes de diversas escalas, tipos y velocidades, para trasladarnos de un punto a otro, telescopios, microscopios de entre diversos aparatos utilizados en la ciencia, para observar fenómenos que están mas allá de nuestras capacidades biológicas naturales, así también, medios electrónicos de comunicación para interactuar a grandes distancias. Todo ello puede compartirse en alguna forma, comprobado –a Fe científica- por un tercero, sin embargo, la certeza de compartir un estado de consciencia con otro organismo es, de acuerdo a las convenciones, incomprobable, es decir, la noción del Yo (consciencia), no puede comprobar la noción del Yo en el otro, excepto porque se ha pasado por alto que el arte lo comprueba con certeza. PROCESO:


Es latente la trascendencia social de un planteamiento como este, si proponemos que la evidencia se encuentra en todo tipo de expresión artística, y a su vez, que ella sea la consecuencia de un despertar estético, donde los participantes de la investigación, son inducidos a comprender y entender las manifestaciones artísticas contemporáneas, convirtiéndose en consumidores, practicantes, productores, e incluso, gestores. Además, la noción de vincular estructuras de pensamiento sobre tecnología, maquinaria y procesos, sin que en ello se implique el uso de recursos en su mayoría tangibles, es un reto, ya que la idea de una tecnología intangible, empero, comprobable tangiblemente, es una invitación a recapitular conceptos en ámbitos que concretamente estableceremos en la ciencia, específicamente sobre los fenómenos de frecuencias, la religión, la filosofía, centrando la atención en la apercepción.

Manifiesto del Tratado Transimpresionista.

1. Toda pieza es susceptible de alejarse de convencionalismos contemporáneos que le cataloguen como arte y al igual que en otras etapas de la historia del arte, serán reintegradas en su justa medida.

2. La experiencia subjetiva no es invisible, el arte es la tecnología que demuestra la subjetividad de la mente y el espíritu de otro ser consciente.

3. El yo es la única entidad que puedes sentir desde dentro hacia fuera. El arte es una expresión perceptible que se origina totalmente desde la consciencia del autor –creador, del Yo- y que el espectador puede percibir, estudiar, analizar, reflexionar, de afuera hacia adentro; por lo tanto, la única forma de consciencia, la influencia benevolente de ella y su manifestación, son las expresiones artísticas.

4. Científicamente, el arte es la única forma que tenemos para comprobar la existencia de la consciencia, la fenomenología de Husserl se confirma con la interacción entre la mente, lo ontológico, incluyendo la naturaleza cognitiva de la consciencia, desde donde todo ser humano se expresa en alguna forma, toda vez sus actos estén comprometidos con la creación manifestada en forma honestamente introspectiva, signo de bondad, -no obras copiadas y gratuitas-.

5. Consciencia conectiva es un estado omnisciente a la que el desarrollo de la humanidad se acerca; toda la tecnología y las redes, son un reflejo de la conectividad que existía en la antigüedad -el pasado es el futuro de la humanidad-, donde todas las ciudades son interactivas, supraconectadas a través de la consciencia, el sonido como la herramienta principal para el diseño de edificios energéticos, transportes y curación, el arte de la voz, el sonido y sus variables en disciplinas artísticas eran la tecnología con la cual nos transportábamos, curábamos, creábamos edificios y estructuras de viaje a distintas dimensiones de la consciencia conectiva, la civilización actual se dirige hacia esa iluminación del ser donde la consciencia es una consecuencia de su tecnología: el arte.

6. Las expresiones artísticas del Transimpresionismo vinculadas a herramientas y plataformas tecnológicas, se alejan del empalago de las masas sociales en franca pretensión estética por la creciente asequibilidad de tecnologías impresionantes que dan resultado a fútiles objetos improvisados.


7. Respecto a las obras copiadas y gratuitas, el Transimpresionismo responde a la disyuntiva del definir que es arte y que no lo es, a partir de su concepto, explicando que las copias y variaciones sutiles de alguna pieza ya reconocida como obra de arte, carecen de serlo, en la medida en que conlleven la deshonestidad del autor, al ser producidas sin un proceso introspectivo, es decir, la dialéctica interna de su espíritu no estableció una cognición sensible que pudiera materializar un saber en la pieza, en la obra de arte.


8. Dicha dialéctica del espíritu del autor que establece una cognición sensible para materializar un saber en la obra de arte, le inserta a la pieza, vida, y es ese factor vital inmaterial, el que todo espectador Transimpresionista puede percibir, de ahí los devaneos al definir el arte contemporáneo –el arte Transimpresionista-, ya que no podemos observar tangiblemente que la obra haya sido creada desde la consciencia del autor, pero si la podemos percibir por reciprocidad de consciencias.

9. Por ello, cuando la obra es deshonesta, no logra reciprocidad de consciencias, e intuimos una obra gratuita que es copia de otra, independientemente de la disciplina y plataforma artística en que se manifieste; entonces en el Transimpresionismo la definimos lúdica y peyorativamente, tanto obra y autor, con la letra “O” de “Oportunista”.

10. En el ámbito de la percepción, la tecnología nos permite extrapolar la experiencia humana por medio de dispositivos externos, transportes de diversas escalas, tipos y velocidades, para trasladarnos de un punto a otro, telescopios, microscopios de entre diversos aparatos utilizados en la ciencia, para observar fenómenos que están mas allá de nuestras capacidades biológicas naturales, así también, medios electrónicos de comunicación para interactuar a grandes distancias. Todo ello puede compartirse en alguna forma, comprobado –a Fe científica- por un tercero, sin embargo, la certeza de compartir un estado de consciencia con otro organismo es, de acuerdo a las convenciones, incomprobable, es decir, la noción del Yo (consciencia), no puede comprobar la noción del Yo en el otro, excepto porque se ha pasado por alto que el arte es la evidencia de ello, donde los elementos que posibilitan su estudio es a partir de nodos ontológicos.

11. Establecer como nodos ontológicos: los materiales tangibles e intangibles, las frecuencias en distintas variables de la materia y la estructura epistemológica del conocimiento; demuestran la existencia de una maquinaria que procesa el arte como tecnología de la consciencia.

12. Dichos nodos ontológicos son objetos de estudio que nos llevan al Transimpresionismo como una propuesta académica, que funciona como un organismo vivo, donde arte, ciencia y religión son aspectos del mismo sistema.

13. El Transimpresionismo, puede impartirse como propuesta académica, análogo a la maquinara de un organismo vivo, para identificar su fundamento filosófico de forma pragmática a la vez que lúdica, intuitiva y benevolente; por lo tanto tenemos que, el cuerpo es el arte, contenedor del ser y su esencia de bondad, la mente es la ciencia, con la facultad de expresarse en las plataformas y herramientas que genera, y su espíritu es la religión, este ultimo término, es considerado en la estructura de la propuesta académica, debido a que es parte importante de las motivaciones artísticas en todas las épocas humanas, por lo tanto, es necesario como factor de estudio.

14. Así entonces, el Transimpresionismo también persigue una reinstauración del arte como religión, contrario en este término a la visión de Foucault, quién a pesar de la Ética que desde los griegos él plantea, excluye importantes análisis de Sócrates, quién considera a la techné como parte fundamental para hacer de la vida de un ser humano, arte, es aquí donde agregamos: arte del vivir benevolente, de esta forma los rituales del crear, placer, limpieza y salud eran realizados con un rigor religioso, en su sentido original, desde su significado etimológico de religión como reunión de personas, con un mismo objetivo de bienestar, de ahí las plazas para el ocio y disfrute de los sentidos, el teatro, las tertulias, los baños comunitarios, entre otras actividades de la Grecia antigua, donde eran dedicadas a la bondad y al gozo en forma religiosa, muy lejana a la idea de religión que tenemos en la actualidad de las religiones mas representantes de la masa humana, y que en esos días giraban entorno a el arte como religión.

15. Es latente la trascendencia social de un planteamiento como este, si proponemos que la evidencia se encuentra en todo tipo de expresión artística y a su vez, que ella sea la consecuencia de un despertar estético, donde además, el arte como religión, puede impartirse a través de un modelo pedagógico denominado “Arte y movimiento” en el que los participantes, al tiempo de ser motivos de investigación estética, son inducidos a comprender y entender las manifestaciones artísticas contemporáneas, incluso si anteriormente no habían experimentado algún tipo de educación estética, afición y hasta en el caso de actitudes de odio hacia las artes; logrando con este modelo pedagógico, inducirles el gusto, la afición, resueltos como nuevos consumidores, practicantes, productores, e incluso, gestores.

16. Además, la noción de vincular estructuras de pensamiento sobre tecnología, maquinaria y procesos, sin que en ello se implique el uso de recursos en su mayoría tangibles, es un reto, ya que la idea de una tecnología intangible, empero, comprobable tangiblemente, es una invitación a recapitular la fenomenología de ámbitos en ciencia, específicamente sobre frecuencias de distintas naturalezas, así como en religión y filosofía, centrando la atención en la apercepción.


17. Con los argumentos anteriores declaramos concretamente que a todas las obras de arte Transimpresionista se les considera con vida, toda vez estas “despierten” por consenso, la consciencia del espectador, es decir, que le detonen la reflexión de conceptos trascendentales y ontológicos, dando lugar a una cada vez mas efectiva comunicación en sinergia con nuestro cuerpo, es decir la Interocepción.

18. La interocepción deriva de la certeza sobre “el arte como parte integral de la biología” (en sincronía con el Dr. Neurofisiólogo Rodolfo Llinas), el arte no es exclusivamente un producto de los seres humanos, por lo tanto, al igual que los cinco reinos de la naturaleza, equivocadamente catalogados como primitivos, los macrocuerpos estelares y los subatómicos, a quienes denominamos como distintas variaciones de “Fectos”, al contener aspectos de la consciencia, desarrollan manifestaciones artísticas enmarcadas por el entorno de sus dimensiones y naturaleza.

19. En tanto los fectos, concepto que engloba a las entidades externas al ser humano, son comunidades sinérgicas que fusionan el bienestar de la población universal con el arte, para objetivos nobles de exaltación de frecuencias generadoras de iluminación, en términos de evolución del ser hacia sus facultades omniscientes.


20. Los creadores del transimpresionismo, en su conjunto, son también denominados por los seudónimos: "Wakeners" o "Jagrat" de acuerdo a los significados siguientes: WAKENERS: Tomado del idioma inglés, al considerarlo de mayor uso y comprensión en la actualidad, se traduce como "Despertadores", es decir, aquellos seres que despiertan a otros seres, aunque para efectos del transimpresionista, esto es en términos ontológicos y de consciencia. JAGRAT: Palabra tomada del Sánscrito, una de las lenguas mas antiguas y poderosas en términos de efectos físicos tangibles e intangibles, para entornos e individuos que lo experimentan, ya que sus frecuencias sonoras producidas, son vibraciones que impactan otros planos mentales y espirituales, que producen vibración de ellos sobre efectos supraconscientes en el entorno, semántico/semiótico; también significa Vigilia, Iluminación entendida como esa condición en la cual no hay engaño, y el Ser es visto como lo que realmente es, que de igual forma motiva a despertar a otros seres.

21. Las obras compuestas con tecnología, actuales o futuras de cualquier tipo, son obviamente efímeras y mutables, de acuerdo a los avances tecnológicos y científicos en el desarrollo en software y hardware; por lo que es responsabilidad del artista, o bien, coleccionista, conservar los dispositivos pertinentes para reinstalarse funcionalmente en el futuro, de no hacerlo, se considera una falta de sustentabilidad en la propuesta del creador (Wakener/Jagrat) y será sancionado en futuras exhibiciones sobre su trabajo, con la señal lúdica del daño a la humanidad: la letra "O" de "Oportunista" –de Goeritz su origen conceptual- por no responsabilizarse en su propuesta estética, excepto en el caso que de ella devenga central lo efímero, en tal caso, registrar instrucciones específicas para ser susceptible de reconstituirse formalmente.

22. De igual forma, para el trabajo realizado sin el uso de tecnologías digitales, pero de materiales diversos, por ejemplo, resonantes para el caso de obras sonoras, se le exige a el creador de la pieza, acompañe su obra con diagramas y partituras detalladas sobre su ejecución, para ser interpretadas en el futuro de acuerdo a específicas instrucciones; de faltar a ello su obra correrá con la misma suerte explicada en el punto anterior: calificarle con la letra “O” en señal lúdica del daño a la humanidad.

23. Proponemos extrapolar el pensamiento de Kandinsky, para recurrir “A una conectividad espiritual del arte”, donde el detonante sobre la dimensión omnisciente para el espectador Transimpresionista, debe ser reconocible de manera irrefutable por él mismo, a partir de obtener una experiencia reiterada de regresiones mentales y sensibles espontáneas sobre la experiencia vivida con la obra de arte, arte Transimpresionista.

24. Enunciamos para ello que existe un sistema de "Fectos", entes multidimensionales, capaces de referirse a la obra desde distintos momentos para la historia del arte, básicamente, se componen de productor, espectador, transeúnte e intangibles. El apartado que mayormente define a los “Fectos” es manifiesto de otro tratado.

25. Al incorporar los puntos anteriores tenemos que la definición del coincidente proceso cognitivo, ontológico y omnisciente, para la experiencia Transimpresionista entre el productor, el espectador, el transeúnte y el intangible, se describe como: trascendiendo lo dimensional tangible hacia lo virtual potencialmente aperceptivo de la materia, rescatando la identidad original del arte, comprendida de manera natural en los albores de la humanidad: el arte como nodo trascendental del ser, comprobando con ello, la existencia de consciencia en el otro, por tanto el arte como tecnología de la consciencia puede ser comprobable por medio de procesos analíticos de rigor científico.

26. La frecuencia, el ritmo intrínseco al cuerpo humano y sus elementos biológicos que lo conforman, como fenómeno científico, se integran al crear una obra, donde la estructura de su velocidad de transmisión, iteración y posibles conmutaciones de utilidad estética, confirman que el arte es la tecnología de la consciencia.

27. El Transimpresionismo lanza la siguiente lúdica solicitud a los Wakener/Jagrat del futuro, que los neologismos para conceptos artísticos, científicos, filosóficos, antropológicos y sociológicos, sean compuestos con el uso de prefijos, sufijos y herramientas lingüísticas usuales, ya que el rigor del lenguaje guarda una fuerza en las palabras así construidas, que en lo sucesivo, será comprendida en sus razones intrínsecas por el uso trascendental del sonido en las palabras; que de utilizar alegorías y metáforas sobre nuestra actualidad, de baja frecuencia en diversos aspectos, para definir conceptos teóricos globalizadores, degradan la función esencial de frecuencias sonoras insertas en el lenguaje heredado por las raíces latinas, griegas e indígenas, lenguajes en los cuales se conserva dicha facultad de las palabras; por lo tanto, acepción de, por ejemplo, lo líquido, es considerado un ejemplo lo que no se debe hacer para definir conceptos teóricos, ya que se convierte en una definición insacula donde cabe todo y carece de bordes específicos que le definan, sin mencionar por supuesto, los tratados que sobre la fuerza del sonido en las palabras, provoca la construcción de neologismos basados en lo ya mencionado.

28. Eventualmente, en el presente y futuro histórico del arte, ciertas piezas de arte actual, serán reinscritas y reconocidas como obras de arte pertenecientes al movimiento Transimpresionista.


TRANSIMPRESIONISMO

(61) TRANSIMPRESIONISMO & CRTL+i - YouTube


DUROME se suscribe al manifiesto.

A medida que os suscribáis se os enviará un mail confirmándolo y formando parte del listado de suscriptores.




19 visualizaciones0 comentarios